Casa YAD

Categoría
Residencial
Sobre Este Proyecto

SANT CUGAT DEL VALLÈS.

(Reconversión interior. Dirección y gestión de obra)


Casa YAD se encuentra muy cerca de Barcelona, pero respira aire mas puro, oxigenado por la sierra de Collserola que la separa de la ciudad condal.

Al contrario de lo que uno imagina sobre las costumbres de una familia que habita una casa de 160 m2 distribuida en cuatro plantas, los moradores de casa YAD, no responden al estereotipo de la familia latina: en casa YAD no había mucho “equipaje” que almacenar y esa es la esencia del proyecto: LA SIMPLICIDAD y EL VACÍO consumada con una DEPURADA SELECCIÓN DE MATERIALES.

El encargo de la reforma integral de Casa YAD, comisionado por una pareja hispano taiwanesa, llegó a nosotros después de un profundo proceso de reflexión por parte de sus propietarios, lo que hizo sencillo la primera fase del proyecto, ya que sus moradores tenían identificadas muy bien sus necesidades y prioridades.

El programa estaba bien definido (como casi siempre) y sus habitantes no parecían exigirle a la casa más de lo que está podía darnos. Con una excepción: ALTURA. Lo que más esfuerzo demandó para llevar a cabo el proyecto pretendido por los propietarios, fue que la espacialidad deseada, se daba de bruces con la casa heredada: la casa construida durante los años ochenta, no tenía más que 2.50m de altura entre forjado y forjado, lo que obligó a definir las instalaciones casi como en un juego de sudoku, para no bajar el techo ni un solo centímetro.

La planta baja, se abre toda ella al jardín trasero, y hace más estrecha su relación con el exterior gracias a una gran puerta ventana corredera de más de 5 metros de ancho que va de medianera a medianera.

Los espacios de cocina, comedor, salon, son un continuo que se diferencian entre sí gracias a un depurado y selectivo cambio de materialidad en muebles y pavimentos.

Respetando ejes y simetrías que otorgaran armonía y proporcionalidad a la configuración del salón, nos vimos obligados a encajar el aseo de cortesía en unos escasos 90 cm2… que incluso pintado todo él de gris oscuro, no nos expulsa de su recinto, más bien al contrario…

La planta primera, renuncia a uno de sus antiguos dormitorios, para conferir al dormitorio principal una luz y espacialidad que lo invade todo, disimulando incluso su escasa altura.

Una planta bohardilla, donde se mantiene el techo de madera “anaranjada” y una biblioteca a medida heredada de los propietarios anteriores también de madera “naranja”, contrasta con el nuevo suelo de microcemento y hace de este espacio, el despacho perfecto.

De lenguaje sencillo, materiales puros y líneas simples, pero no minimalista, casa YAD también tiene (sobre todo tiene) hueco para espacios contemplativos, a pesar del ritmo ajetreado de sus habitantes.